fbpx

Minera pagará más de 390 millones de dólares por regalías de 2022 a Panamá

La filial de la canadiense First Quantum pagará más de 390 millones de dólares de regalías correspondientes al 2022 al Estado panameño por la explotación de una gran mina de cobre, en aplicación retroactiva del nuevo contrato concesión anunciado el miércoles por las partes, informó este jueves el Gobierno de Panamá.

 

La empresa Minera Panamá S.A. (MPSA), filial de First Quantum, “ha acordado ya, pactado con el Gobierno nacional, una cifra que superará los 390 millones de dólares por el pago de las regalías adeudadas por el período del año 2022″, dijo en una rueda de prensa el ministro de Comercio a Industria (MICI), Federico Alfaro.

 

 

Explicó que gracias al nuevo acuerdo, Panamá ha pasado de tener un contrato por el que “en 2019 el Estado panameño recibió 30 millones de dólares y en el 2022 va a recibir casi 395 millones de dólares”.

 

El Gobierno y la minera anunciaron el miércoles que acordaron finalmente un contrato para la explotación de la mina Cobre Panamá, la más grande de Centroamérica, tras más de un año de conversaciones que llegaron a intensificarse en los últimos meses al no llegar a un pacto, pues en enero de 2022 ambas partes anunciaron un acuerdo sin llegar a concretar una firma.

 

El contrato acordado por las partes será sometido a un proceso de consulta pública durante un período no precisado, deberá ser aprobado por el Consejo de Ministros, por la Contraloría General y el Parlamento antes de su promulgación por parte del Ejecutivo, de acuerdo con la información oficial.

 

El nuevo contrato de concesión, de 20 años prorrogables, establece un aumento de las regalías, que pasan de “entre 2 a 5 % a entre 12 y 16 %”, según dijo Alfaro, un ingreso mínimo al Estado de 375 millones de dólares, “10 veces más” de lo aportado antes por la empresa, y el pago de impuestos hasta ahora exentos.

 

Además, restringe la extracción de los minerales a solo cobre y otros obtenidos del mismo, pues anteriormente la minera sustraía oro y plata en base a que el primer contrato, de 1997, permitía explotar cualquier mineral sin distinción.

 

También se acordó un monto fijo de crédito fiscal por las infraestructuras construidas y no crear nuevos.

 

En el nuevo contrato se incluyeron cláusulas ambientales, para disminuir el impacto minero, y una aparato anticorrupción, que otorga al Estado panameño el poder de terminar la concesión si se comprueban “actos corruptos”.

 

La Corte Suprema de Justicia de Panamá declaró inconstitucional en 2017 la ley de 1997 que avaló la concesión para la explotación de la mina Cobre Panamá, la más grande a cielo abierto de Centroamérica, en base a esta decisión el Gobierno del presidente Laurentino Cortizo entabló la negociación del nuevo contrato.

 

La mina Cobre Panamá, con una inversión de alrededor de 10.000 millones de dólares y 5.279 trabajadores, comenzó a exportar mineral de cobre en junio de 2019.

 

La operación en Panamá representa el 50 % de la producción global de First Quantum y el 3,5 % del producto interno bruto (PIB) panameño, según datos del Deutsche Bank citados la semana pasada por La Prensa.

 

 

 

Informcación  de EFE

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *