fbpx

ACER

El papel clave de las bibliotecas digitales en un entorno de aprendizaje mixto

Con la pandemia en curso, alternar entre lecciones presenciales y en línea se ha convertido en un enfoque menos novedoso y más en una realidad cotidiana para estudiantes y maestros de todo el mundo. Sin embargo, ya sea que tu escuela prefiera el componente en línea o el físico, las instituciones educativas en la época de COVID-19 harían bien en considerar los beneficios de una biblioteca digital como una herramienta de aprendizaje combinado. 

 

“La tecnología evoluciona para permitir que los estudiantes puedan usar la pantalla de su laptop durante horas para leer, estudiar o investigar cuidando, por ejemplo, la fatiga ocular. En nuestro caso, Acer VisionCare incorpora innovaciones que buscan proporcionar una experiencia de visualización más cómoda: BlueLightShield Pro emite un 30% menos de luz azul de alta energía en comparación con las pantallas LCD estándar y reduce selectivamente la luz azul dañina en el rango de longitudes de onda de 415 a 455 nm, a la vez que conservan un alto grado de precisión cromática”. Usando la tecnología correcta y las herramientas que cuidan de los estudiantes, descubrir nuevas cosas a través de las bibliotecas digitales, será una gran aventura.

 

El placer de lo nuevo

 

Todos los espacios públicos se han visto afectados por las medidas para prevenir la propagación del COVID-19 y las bibliotecas no son una excepción: la mayoría de ellas han cerrado o cambiado su política de una modalidad de estantería abierta a una de estantería cerrada.

 

Una biblioteca abierta es un lugar donde los usuarios pueden interactuar libremente entre sí y con los elementos de la colección, manipulando y buscando sus propios libros; en una biblioteca de estantería cerrada, solo los empleados tienen acceso directo a la colección y el rol del usuario se reduce a solicitar títulos específicos que pueden o no pueden salir del edificio.

 

La mayor diferencia no es que esta última sea más segura en una pandemia, sino el cambio fundamental en la forma en que los usuarios eligen qué libros leer. Una biblioteca abierta es más adecuada para una búsqueda amplia: es posible entrar con solo una idea general del tema o género que te interesa y tal vez salir con algo que no esperabas encontrar. Por el contrario, una biblioteca de estantería cerrada requiere un modo de búsqueda restringido en el que se espera que el usuario solicite títulos exactos.

 

La belleza de una biblioteca digital es que puede ser una colección de estantes abiertos o cerrados, dependiendo de cómo el usuario individual elija tratarla y trae de vuelta la alegría del descubrimiento a estos tiempos confusos. Si tu escuela tiene acceso a una colección de títulos digitales, ya sean libros electrónicos, audiolibros o cualquier otro formato adecuado, y esa colección está equipada con un motor de búsqueda interno, está dando a sus estudiantes una versión actualizada de la versión abierta. experiencia de estantería que de otro modo se perdería: pueden buscar por palabras clave o géneros si no están seguros del título que quieren, o pueden alimentar el motor con el nombre de un autor y potencialmente encontrar no solo sus obras completas, sino también una serie de ensayos críticos.

 

Ya sea que estés haciendo la mayor parte del trabajo en línea o estés invirtiendo en una colección digital, una biblioteca digital es la herramienta de aprendizaje combinada perfecta: los libros digitales no pueden agotarse cuando toda la clase está leyendo el mismo, se reduce el riesgo de perder o dañar la propiedad escolar, elimina el peligro de transmitir enfermedades al interactuar entre sí o con elementos compartidos y brinda a los estudiantes acceso a material que de otra manera no encontrarían.

 

Un mar de libros

 

Cuanto mayor sea la selección, mayor será el riesgo de que los estudiantes se sientan intimidados o perdidos: la desventaja de tener una vasta colección digital y solo un motor de búsqueda para navegar es que los estudiantes, especialmente los más jóvenes que aún no están bien entrenados ​​en cómo para realizar una investigación adecuada, puede que ni siquiera sepan por dónde empezar. Las bibliotecas digitales no siempre vienen con un bibliotecario, y ahí es donde los maestros deben intervenir.

 

El aprendizaje mixto, si se hace bien, no consiste en proporcionar recursos en línea y dejar a los estudiantes con sus propios dispositivos: los docentes aún tienen un papel fundamental como mentores y guías que pueden enseñarles cómo escoger lugares de buena reputación para encontrar información, usar las palabras clave más efectivas para agilizar su búsqueda, elegir títulos que sean apropiados para su nivel de lectura y citar las fuentes correctamente en su trabajo terminado, una habilidad que permanecerá con ellos hasta la universidad y posiblemente más allá.

 

El aprendizaje combinado se presenta en muchas formas y proporciones, algunas se inclinan más hacia las lecciones en línea, otras permanecen principalmente en persona, pero una biblioteca digital es una valiosa adición a este complejo y nuevos métodos de aprendizaje.

 

 

FUENTE | ACER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CASOS COVID-19