fbpx
Honduras trabaja en soluciones para enfrentar déficit de energía en 2024

Honduras trabaja en soluciones para enfrentar déficit de energía en 2024

Honduras implementa medidas para reducir déficit energético en 2024

Honduras prevé cubrir el déficit de energía en el primer semestre de 2024, pese a las olas de calor que se avecinan, según el gerente de la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Erick Tejada.

“Según las proyecciones del Centro Nacional de Despacho (CND), vamos a cubrir el déficit. Nosotros pensamos que estamos mucho mejor preparados este año para el verano y las olas de calor que se avecinan”, indicó Tejada en una entrevista con EFE en Tegucigalpa.

Racionamientos de hasta ocho horas

Agregó que el país -que tiene una demanda de unos 1.500 megavatios-, podría tener este año un déficit de hasta 230 megavatios, pero se está incorporando energía al Sistema Interconectado Nacional mediante tres vías.

“Con eso pensamos mitigar el déficit de generación”, aclaró Tejada.

Según Tejada, entre marzo y abril se estarían introduciendo unos 233 megavatios, con los que se podría satisfacer la demanda, siempre y cuando no se registre una ola extrema de calor.

La ENEE arrastra desde hace varios años una crisis administrativa y técnica, y una confrontación con empresarios del sector a los que les compra energía, para quienes el país no atrae inversión extranjera por los problemas de energía que enfrenta.

Los problemas de la ENEE se ven reflejados en las drásticas interrupciones diarias del servicio, de hasta ocho horas en varias regiones del país, lo que según el CND obedece “a los trabajos de mantenimiento” en las redes de distribución.

Tejada señaló que en 2023, producto de los problemas en la ENEE, “había un colapso en la red de distribución, sumado a una ola de calor”, lo que “exacerbó el impacto de la crisis”.

La demanda podría llegar a 1.900 megavatios

La crisis climática también han jugado en contra de la ENEE, que el 11 de octubre de 2023, debido al “corrimiento de un veranillo”, registró una demanda pico de 1.846 megavatios, la más alta hasta entonces, indicó el alto funcionario, para quien, “en el peor escenario” se espera “una demanda máxima entre 1.890 y 1.900 megavatios”.

Honduras tiene una capacidad instalada de 3.000 megavatios, pero ha tenido un crecimiento desordenado que la ENEE denomina “energía renovable variable que es incapaz de ofrecer firmeza al sistema durante los picos de demanda”.

“A pesar de que hay 3.000 megavatios de capacidad instalada, en ciertos meses del año cuando se cae la generación eólica, hay sequía y se cae la generación hídrica, hay posibilidades de enfrentar el déficit”, subrayó.

De la demanda de energía que tiene Honduras, alrededor de 600 megavatios son generados por varias hidroeléctricas, entra las que figuran lFrancisco Morazán (al norte de Honduras), que produce 300; Patuca III (norte) con 104; Cañaveral (norte) y Río Lindo (norte) con 30 cada una, y El Níspero (oeste), con capacidad para 22 megavatios.

La electricidad generada con plantas térmicas oscila entre los 900 y 950 megavatios, más unos 520 producidos por plantas solares y 230 con dos parques eólicos.

Según Tejada, antes de que asumiera el Gobierno que preside Xiomara Castro, en 2022, “hubo un proceso de deterioro total en la red de distribución, transmisión y el subsector eléctrico”, algo que “no se corrige de la noche a la mañana” y ahora se están invirtiendo más de 9.800 millones de lempiras (395 millones de dólares) “para mejorar todo el sector eléctrico nacional”.

Con proyecciones a mediano y largo plazo, se hacen estudios para la construcción de los proyectos hidroeléctricos Los Llanitos, Morolica II y III, Patuca II y Patuca I, y la instalación de dos turbinas más para la central Francisco Morazán, que globalmente generarían unos 1.000 megavatios, para suplir sin problemas la demanda del país.

About The Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *