fbpx

Panama, Fitch ratings

Fitch Ratings baja la perspectiva de la calificación de Panamá

La firma mantiene la calificación BBB, pero bajó la perspectiva de ‘estable’ a ‘negativo’, ya que proyectan que la carga de la deuda continuará aumentando este año.

La calificadora internacional Fitch Ratings revisó la perspectiva de la calificación de riesgo de Panamá de estable a negativo’, luego de los resultados del marcado deterioro en los déficits fiscales y un aumento significativo de la carga de la deuda del gobierno, relacionada con la acumulación de atrasos por parte de la administración anterior.

Aunque el país mantiene la calificación ‘BBB’, la calificadora proyecta que la carga de la deuda continuará aumentando, aunque gradualmente durante el período de pronóstico y alcanzará el 42.5% para 2021. El incumplimiento de los nuevos objetivos fiscales conduciría a un mayor aumento de la deuda y riesgos para la calificación soberana. como parte de los ingresos ya están muy por encima de las medianas ‘BBB’ y están aumentando rápidamente, destacando su base de ingresos baja y descendente.

La calificación de Fitch Ratings está respaldada en el desempeño macroeconómico sólido y estable de Panamá, el incremento sostenido del ingreso per cápita, su posición geográfica y los activos estratégicos del país, como el Canal de Panamá

No obstante, el reporte de la calificadora surgió este jueves, 6 de febrero, el mismo día en que el Ministerio de Economía y Finanzas reveló que el Sector Público No Financierio (SPNF) cerró el 2019 con déficit de 3.1%, por encima de la meta establecida; sin embargo, no se incumplió la Ley de Responsabilidad Social Fiscal (LRSF) por que se solicitó el aumento del tope.

Dicha ley se modificó a fines de 2019 para ampliar los objetivos de déficit fiscal SPNF al 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2019, 2.75% en 2020, 2.5% en 2021 y 2.0% a partir de entonces.

La actual administración de  Laurentino Cortizo Cohen sostiene que el gobierno pasado de Juan Carlos Varela acumuló atrasos y prácticas de contabilidad fiscal discretas para cumplir con los objetivos de déficit.

La revisión al alza de los objetivos de déficit por parte de la nueva administración reconoce un punto de partida más débil para la consolidación fiscal planificada, un resultado relacionado con la débil credibilidad de la política fiscal en los gobiernos anteriores y un problema previamente destacado por Fitch.

Este gobierno —según el MEF— aplicó ‘correctivos’ para mejorar la situación, tales como la liquidación de los pagos atrasos a los proveedores en 2019, estimados en 1.8% del PIB,  además de mantener las cuentas por pagar a los proveedores en un máximo de 90 días. 

En su reporte Fitch destacó que la actual administración desembolsó un 0.6% adicional del PIB para liquidar las cuentas por pagar a la Caja del Seguro Social (CSS).

Fuente: La Estrella de Panamá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CASOS COVID-19