Nicaragua, Costa Rica, Centroamérica, Comercio, Aduana,

Empresarios de Nicaragua se quejan de aduana con Costa Rica y piden revisión

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), principal conglomerado empresarial nicaragüense, informó este miércoles que las deficiencias aduaneras en la frontera de Nicaragua con Costa Rica elevan los tiempos de entrega y costos de las mercancías, y pidió una revisión binacional del caso.



Según los empresarios, las deficiencias en el puesto aduanero de Peñas Blancas, en el oeste de la frontera entre Nicaragua y Costa Rica, crean “largas filas de medios de transporte a ambos lados” de la línea fronteriza.

Entre las causas de las “largas filas” de los vehículos de carga en Nicaragua y Costa Rica están los horarios de atención diferenciados de las instituciones fronterizas, y que no se aplica la Declaración Única Centroamericana (DUCA) para el traslado de mercancías bajo régimen de tránsito internacional terrestre.

Adicionalmente, Nicaragua utiliza solamente un escáner para atender a todos los automotores, y Costa Rica tiene personal insuficiente en las áreas de revisión de cargas y tránsitos, de acuerdo con el Cosep.

“Consideramos que una inspección conjunta oficial diaria entre las autoridades de Costa Rica y Nicaragua de este puesto fronterizo, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sería una oportunidad para detectar los cuellos de botella (…) para plantear alternativas de solución”, señalaron los empresarios.

La intervención del BID se debe a que el banco auspicia la modernización de los puestos fronterizos, con el objetivo de aliviar el tráfico de mercancías.

Según el Cosep, las deficiencias en la frontera agrava otras debilidades del transporte de mercancías en Centroamérica, entre ellas la velocidad promedio de un vehículo de carga, de 17 kilómetros por hora, o el costo promedio de trasladar una tonelada por kilómetros, que es de 0,17 dólares, y se traduce en un tercio del valor de los productos comercializados.

“Los retrasos en frontera incrementan aún más los costos de los comerciantes, y en ocasiones problemas de salud y de seguridad pública”, advirtió la patronal.

Las decisiones gubernamentales afectan de manera especial a los empresarios de Nicaragua, ya que actualmente el país atraviesa recesión económica como producto de la crisis sociopolítica, que se ha extendido por casi 22 meses.

Como producto de la crisis, la economía de Nicaragua pasó de crecer en más del 4 % anual, a tener una contracción de 3,8 % y una inflación del 3,89 % en 2018, así como un retroceso de -3,5 % con una inflación de 6,13 % en 2019, según datos oficiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *