fbpx

USA, Petroleo, Caida

El petróleo de Texas se desploma un 24,3% en otro lunes negro por la falta de almacenamiento

El petróleo intermedio de Texas (WTI) ha abierto este lunes con un desplome del 24,3 %, hasta los 12,83 dólares el barril, lastrado por escasez de almacenamientos para afrontar la caída de demanda por la COVID-19, especialmente en los principales puntos de reserva y acopio de Estados Unidos.

A las 9.15 hora local de Nueva York (13.15 GMT), los contratos futuros del WTI para entrega en junio caían 4,11 dólares con respecto a la sesión del viernes.

Los precios del crudo, que tras llegar a cotizar en negativo se recuperaron a finales de la semana pasada, vuelven a desplomarse a la par que el punto de entrega del crudo estadounidense, en Cushing (Oklahoma), se acerca al límite de su capacidad, tras aumentar esta semana un 10 %.

La falta de almacenaje en Oklahoma se suma al aumento en unos 15 millones de barriles, hasta los 518,6 millones, de las reservas estadounidenses correspondientes a la semana del 17 de abril, según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos.

Los analistas señalan que ni siquiera una rápida puesta en marcha de los ajustes acordados por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y recortes más intensos en productoras como Saudi Aramco o Kuwait Petroleum Corporation, ni la caída para mayo y junio en la producción estadounidense por el cierre de pozos, que se estima en unos 500.000 barriles por día (bpd), será suficiente para abordar el exceso de oferta y la falta de almacenaje a nivel mundial.

“Los precios no pueden hacer otra cosa que caer si los productores no tienen donde almacenar su crudo”, expresó el analista de Rystad Energy Bjornar Tonhaugen en una nota.

Tonhaugen aseguró que la variable del almacenamiento se está convirtiendo en una “fuerza negativa” en la ecuación de los precios.

En general, los expertos coinciden en que independientemente de los recortes anunciados por la OPEP o los que puedan realizar otros países productores, la recuperación de la demanda y, en general de la economía, es un aspecto clave para devolver el equilibrio a los mercados energéticos.

Los precios del WTI han caído más de un 70 % en lo que va de año y se sitúan muy lejos de los 60 dólares que llegaron a marcar en enero, lo que ha provocado el cierre de varios pozos y plataformas y que varias productoras se hayan declarado en bancarrota, una situación que podría extenderse a otras empresas de continuar los precios en los mismos niveles. 

Fuente: Agencia EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CASOS COVID-19