elecciones, guatemala,

Cómo afectó el año electoral el clima de inversiones en Guatemala (y qué proyectos crecieron)

Un proceso electoral accidentado y un año políticamente convulso no desalentaron las inversiones locales y extranjeras en el país en distintos sectores. El clima de negocios se ha mantenido y la confianza de los pequeños, medianos y grandes inversionistas se ha concretado.

Aunque la dinámica de planificación de las inversiones es a largo plazo, los flujos no se han estancado y en el primer semestre del año han sido los proyectos que han finalizado, o bien empiezan a construirse para diversas actividades productivas.

De las inversiones que se tiene conocimiento y que han sido públicas a través de las páginas de Prensa Libre este año, la suma de unos 16 movimientos, ya sea de plantas nuevas o de empresas en expansión locales o extranjeras, arroja una suma superior a los US$1 mil 100 millones, solo contabilizando operaciones de 2019.

La más reciente inversión que se anunció la semana pasada es para el sector de construcción y desarrollos inmobiliarios, en la construcción de  Plaza del Parque y  el Distrito Magdalena, en  Cobán, Alta Verapaz, por un monto aproximado de US$28 millones —Q214 millones—, a cargo de la  desarrolladora Courban —capital local—.

El anuncio surge una semana antes de la segunda vuelta electoral, en la cual se definirá la presidencia para el período 2020-2024.

Este tipo de mensajes tiene varias lecturas y los agentes económicos se están preparando para lo que será la expansión de la economía en el siguiente año.

Por otro lado, las resoluciones de la Corte de Constitucionalidad (CC), sobre todo en cuanto a la minería, podría influir en esas expectativas, según empresarios consultados.

Mientras tanto se debe aprovechar al máximo la coyuntura política en términos comerciales con Estados Unidos, para lograr mayores beneficios en proyectos e inversión.

Agenda de inversión

Existe una lista  de proyectos de inversión que podrían materializarse, y solo se está a la espera de los resultados electorales y, lo más importante, los mensajes del binomio que resulte electo.

Por ejemplo, el Programa Nacional de Competitividad (Pronacom) cuenta con los análisis de inversiones que podrían confirmarse.

El comisionado Víctor Manuel Asturias resaltó que para el segundo semestre del año una de las prioridades será trabajar en una agenda de reactivación económica.

“Debemos ver más allá de los intereses sectoriales y crear las condiciones que la economía crezca arriba del 3% en una visión en conjunto de país”, indicó Asturias Cordón.

El funcionario afirmó que la agenda mínima para lograr esas condiciones es que el Legislativo apruebe  iniciativas ya encaminadas como la de Pro Guatemala, o el contrato bajo el modelo público-privado de la autopista de Escuintla a Puerto Quetzal, que tendrá un costo aproximado de  US$80 millones, que equivalen a unos Q600 millones, que se convertirán en mensajes positivos para los potenciales inversionistas.

El próximo domingo se realizará la segunda vuelta presidencial, donde se definirá el futuro gobernante del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Fin de la incertidumbre

El ministro de Economía, Acisclo Valladares Urruela, declaró que el movimiento de capitales, tanto local como extranjero, observado durante el primer semestre y lo que se espera para el cierre es positivo, considerando la sombra electoral. Detalló que   las elecciones causan incertidumbre para cualquier inversionista.

“El cierre del evento electoral genera certeza, tranquilidad y confianza a los inversionistas de un futuro próximo”, aseveró el funcionario.

Valladares Urruela expuso que han recibido muestras de interés de varios  inversionistas de otros países que tienen sus “ojos puestos” en Guatemala en positivo, además de intenciones serias de concretar negocios  de parte de empresas como de Corea del Sur, Reino Unido, Colombia y México, en varios sectores productivos.

Algunas de las empresas con las que se han tenido acercamientos pertenecen a sectores como alimentos, vestuario, tecnología e industria. “El interés está expuesto con perspectivas positivas hacia adelante”, puntualizó el funcionario.

Respecto de la inversión local, el ministro  destacó la reactivación en el sector de construcción, sobre todo para cubrir el segmento de vivienda vertical. En ese ámbito dijo que se espera un repunte en el último trimestre del año,  una vez finalizado el proceso electoral.

“El último trimestre se percibirá fuerte y sólido, con la expectativa de avanzar con la agenda legislativa económica y arrancar con mucha fuerza y optimista en el 2020”, enfatizó el ministro.

La Junta Monetaria (JM) evaluará el desempeño de la economía en octubre, con las perspectivas de cierre, que por el momento se mantienen en un crecimiento del 3  al 3.8%, con un valor núcleo o central del 3.4%, según las autoridades.

En el primer trimestre del año, el cómputo de la inversión extranjera directa (IED) registró un crecimiento del 14%.

Además,  Pronacom identificó un potencial de inversión de hasta US$227 millones en varias actividades.

Por su parte, la Cámara Guatemalteca de la Construcción ha calculado un monto de inversión para los siguientes tres años, de Q8 mil millones.

El Banco de Guatemala (Banguat) realizará una revisión a la economía en octubre, así como el desempeño de los indicadores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El eterno desafío

De acuerdo con José Santiago Molina, presidente de la Gremial de Palmicultores (Grepalma),  y Juan Pablo Carrasco, presidente de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americana (AmCham), la falta de certeza jurídica está pasando  factura al país, por algunas resoluciones que ha emitido la CC, sobre todo en aspectos relacionados con la minería.

Esa situación jurídico-legal, coinciden ambos entrevistados, es lo que también ocasiona que la IED esté a la expectativa y que no fluyan esos capitales.

“Los inversionistas están atentos al desarrollo de las elecciones y dependerá de los primeros mensajes que lance el candidato ganador, porque esto es muy sensible de las proyecciones a futuro”, afirmó Carrasco, quien recordó que el capital implica riesgos y estos prefieren lugares donde haya estabilidad.

Por ahora, afirmó, los planes de gobierno y los mensajes de los candidatos que van al balotaje han sido de calma para los capitalistas, pero habría que esperar cuando tome  posesión la nueva magistratura, el próximo 14 de enero.

Carrasco es de la opinión de que lo que se ha mantenido estable son los indicadores macroeconómicos, pero que la IED está en declive y con estancamiento, y no hay nuevos proyectos que se estén desarrollando.

Molina considera que se está observando más inversión local que extranjera. “Los que estamos al día  debemos estar comprando cosas —como materia prima— para operar el flujo normal, algo que no observo en la inversión foránea”, enfatizó.

El experto coincide con Carrasco en que es clave  el mensaje que lance el binomio que resulte electo el próximo domingo, el cual debe brindar muestras claras de transparencia, credibilidad,  respeto a las leyes y   fomento a la inversión.

Para 2020 se pronostica mayor actividad productiva y un repunte de la economía, luego de haber finalizado el proceso electoral, según analistas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

En “automático”

El consultor empresarial Juan Carlos Paredes  comentó que todo indica que una vez finalizado el proceso eleccionario se apreciará un repunte económico hacia 2020. El movimiento será para los inversionistas locales y extranjeros, que podrá incidir en el desempeño económico.

“Este año hay indicadores como la recaudación en el consumo y la suficiente liquidez en el sistema bancario, que denotan que los agentes económicos están esperando los resultados electorales”, subrayó el consultor, quien reiteró que la economía muestra un comportamiento pasivo. La reactivación de la producción provendrá por la vía orgánica en este ejercicio, por la situación política.

Paredes comentó que en este momento los agentes económicos y los tomadores de decisiones ya están preparando los movimientos que harán el siguiente año, con una visión más optimista.

Inclusive se podría alcanzar la producción entre 3.5 y 3.6%, aseveró el consultor.

Las proyecciones del crecimiento del producto interno bruto (PIB) para el 2020 están  en el rango del 3 al 4%.

El sector farmacéutico atrajo inversión a Guatemala en el primer semestre del año, según el Banguat. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Aprovechar coyuntura

Carrasco cometnó que es importante aprovechar la coyuntura política con Estados Unidos, por el aspecto migratorio, y alcanzar negociaciones en lo comercial.

Por el momento solo se alcanzaron acuerdos en materia laboral, por medio de las visas de trabajo temporal.

El presidente de AmCham  precisó que hay segmentos o productos en los cuales se pueden lograr  mejores cuotas o negociaciones.

“En este momento, Guatemala son los ojos y oídos de Estados Unidos, que es el principal socio comercial, pero hay que ser más agresivos en lograr más inversión, cooperación y proyectos”, resaltó.

Amador Carballido, director general de la Asociación Guatemalteca de Exportadores, expuso que lo que se busca es la admisibilidad al mercado estadounidense del aguacate,   un producto que tiene potencial para  comercializarse.

“Estamos trabajando para poder lograr más admisibilidad de otros productos agrícolas que son de alto interés para el mercado de los Estados Unidos”, afirmó el ejecutivo de la gremial de exportadores.

Fuente: Prensa Libre


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *